Encuentre la mejor solución para cada parámetro de agua potable 



La turbidez es uno de los parámetros más importantes en el proceso de tratamiento de agua potable. Gracias a la monitorización de la turbidez en varias fases del proceso de tratamiento, puede garantizar el cumplimiento normativo y confiar en la calidad del agua.

La turbidez se define como la claridad relativa de una solución. La claridad disminuye a causa de los sólidos en suspensión, como arcilla, algas, materia orgánica o microorganismos. Cuando la luz atraviesa la solución, estas partículas se dispersan y absorben la luz. La turbidez se mide mediante la luz reflejada por estas partículas.

Nuestras soluciones en continuo, para laboratorio y para campo le ofrecen confianza en la medición.

Rango de turbidez >10 NTU (hasta 9999 NTU) <10 NTU
Aplicación de turbidez Agua bruta de entrada  
Efluente de tanque de sedimentación  
Agua de retrolavado de los filtros
Efluente de filtros  
Efluente de fitros combinado
Solución de turbidez


El pH es otro parámetro importante que medir y controlar en una instalación de agua potable. El pH afecta directamente al grado de coagulación y floculación que elimina el carbono orgánico total del suministro de agua sin tratar. El pH también influye en el nivel de desinfección logrado con el cloro y, por tanto, se debe mantener en un rango muy reducido (pH de 7,0-7,8) durante el proceso de desinfección y después de este; con este rango se aumenta la eficacia del desinfectante (que es menos eficaz si el pH > 7,8) al tiempo que se reduce la corrosión de los sistemas
generada por un pH bajo (< 7,0).

La desinfección con cloro suele ser el método recomendado para eliminar los patógenos del agua potable. Cuando añade cloro al agua, se forma ácido hipocloroso (HOCl), un desinfectante muy potente. Este ácido se disocia aún más en iones de hidrógeno e hipoclorito (H+ y OCl-), un desinfectante mucho menos potente. El porcentaje de ácido hipocloroso es mayor en entornos ácidos (pH < 7,5) y menor en entornos básicos (pH > 7,5). Por tanto, aunque se añada la misma cantidad de cloro, su efecto desinfectante será diferente en función del pH del agua. La desinfección también se ve afectada por la temperatura.

Este delicado equilibrio del proceso químico del cloro en agua puede dar lugar a diferentes problemas en las plantas de agua potable que pretenden asegurarse de que se ha añadido el cloro suficiente para garantizar la seguridad del agua, pero no demasiado como para afectar al sabor del agua o aumentar las posibilidades de reacción del cloro con materia orgánica natural para generar subproductos de desinfección cancerígenos.

Existen dos métodos principales para medir el nivel de cloro en agua y la elección de la opción adecuada para su aplicación depende de varios factores

Método de medición de cloro Amperométrico Colorimétrico
Ventaja principal Ideal para el control de procesos con reacción rápida al cambio de la concentración del cloro. Gran exactitud sin calibración.
Especialmente recomendado para pH, temperatura y caudal estables. Cualquier aplicación en la que cambien las características de la muestra (pH, temperatura o caudal).
Analizador de cloro y características principales Especificidad del sensor al HOCl. No es necesario un colector sanitario
9184 sc Sensor amperométrico de Cloro libre total (TFC)
9184 sc Sensor amperométrico de Cloro libre total (TFC)
No se ve afectado por cambios en los procesos y no es necesaria calibración. Bajos costes de mantenimiento gracias a su funcionamiento de forma autónoma durante 30 días
CL17 Analizador para Cloro total
CL17 Analizador para Cloro total

No es necesario usar un tampón externo. Sonda de pH opcional.No es necesario un colector sanitario.
Analizador de cloro libre CLF10 sc, sensor combinado de pH, métrico
Analizador de cloro libre CLF10 sc, sensor combinado de pH, métrico



Sustancias orgánicas
La materia orgánica natural (ácidos húmicos, fúlvicos, tánicos, etc.) puede estar presente en fuentes de agua naturales y uno de los principales objetivos del proceso de tratamiento de agua potable es eliminar estas sustancias orgánicas disueltas. Resulta especialmente importante si se emplea cloro como desinfectante, ya que reacciona con las sustancias orgánicas y forma subproductos de desinfección cancerígenos (THM, HAA, etc.). La materia orgánica disuelta se monitoriza mediante una absorción UV de 254 nm.
Nitratos
Los nitratos suelen encontrarse en concentraciones elevadas en aguas subterráneas, sobre todo cuando se realizan actividades cerca del pozo que podrían contaminar el suministro de agua. También hay nitratos en las aguas superficiales en aquellos casos en los que se filtran fertilizantes a base de nitrato durante fuertes precipitaciones. Los niveles elevados de nitrato en el agua pueden ocasionar metahemoglobinemia o el síndrome del “bebé azul”. 


Monitorización de lodos

El espesamiento de lodos residuales reduce el volumen recogido del clarificador y la deshidratación de lodos reduce el peso mediante centrifugación o filtración. Ambos procesos se pueden optimizar mediante turbidímetros en continuo que miden los sólidos en suspensión.

Solicite más información